La chica desconocida: el realismo de los Dardenne
0

La chica desconocida: el realismo de los Dardenne

Los hermanos Dardenne son herederos del neorrealismo. Sus películas muestran los problemas sociales que aquejan no sólo a su país, Bélgica, sino a los de la Unión Europea: el empleo (Deux jours, une nuit, 2014), la migración (Le silence de Lorna, 2008), el tráfico de niños (L’enfant, 2005), la violencia familiar (Rosetta, 1999). Su estilo libre de artificios, muestra a sus personajes y su entorno de forma directa, permitiendo al espectador involucrarse y ser parte de la historia.

Pero el neorrealismo es solo una referencia, porque los Dardenne han desarrollado su propio realismo. No solo muestran la realidad, hacen una reflexión ética en la actualidad a la luz de los dilemas morales que plantean la migración, el desempleo, la discriminación y la violencia.

En La chica desconocida, la joven doctora Jenny Davin (Adèle Haenel), atiende un consultorio en un barrio. Cuando tocan a la puerta después del horario de servicio, se niega a abrir. Al día siguiente descubre que quien había buscado atención la noche anterior era una joven negra, que fue encontrada muerta junto al río.

Al llegar la policía a investigar al consultorio, Jenny se da cuenta del poco interés que tienen por identificar a la víctima y menos por encontrar al culpable, por lo que decide hacer la investigación ella misma. Movida por la culpa y ante la posibilidad de que la víctima fuera sepultada sin identificación, adquiere un espacio en el cementerio para evitar que quede en el olvido.

La búsqueda de la identidad de la joven muerta lleva a la doctora a introducirse en un mundo dominado por la violencia y el miedo. Pero con el mismo aplomo y seguridad con el que realiza sus diagnósticos, enfrenta a quienes le pueden dar pistas sobre la desconocida: el adolescente enfermo del estómago, que no se atreve a hablar, su madre alcohólica y su padre buscador de prostitutas, el dueño de un garaje clandestino y su padre diabético. Indefensa ante ellos, expuesta a ser abofeteada y aventada a un pozo, Jenny se compromete con empatía en la identificación de la desconocida.

Un aspecto a destacar es que a Jenny solo se le conoce como médico. Nada se sabe de su vida fuera de su profesión. Esto hace que su investigación tome la misma importancia que su carrera. Empatía, solidaridad, dignidad es lo que la guía como doctora, lo mismo que la mueve a descubrir la identidad de la mujer muerta.

Los Dardenne arman su historia de tal forma que introducen al espectador en el ambiente de los barrios pobres de Europa. Para ello utilizan una fotografía en la que predominan los planos cerrados, lo que permite sentir cercanía con la doctora en su búsqueda. La edición se caracteriza por sus marcadas elipsis, la que hace que la historia avance de manera fluida, centrándose en lo esencial.

Al final Jenny resuelve el caso y logra expiar su culpa. Pero este conflicto ético que mueve a la doctora, es también un conflicto político de la Europa actual, en la que el racismo aparece como una constante que minimiza el valor de la vida.

La Chica desconocida (La fille inconnue, 2016). Directores: Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne. Con: Adèle Haenel, Ben Hamidou y Yves Larec.


Siguiente Juega Science Kombat el 'Street Fighter' de los grandes científicos
Anterior La 'enorme' campaña para prevenir el embarazo en la adolescencia

Publicado por

Te puede interesar

0 comentarios

Sin comentarios

Puedes ser la primera persona en comentar

Comentar

Cuidamos tus datos: No vamos a publicar tu e-mail, ni lo compartiremos con terceros. Los campos con asterisco son necesarios *