Expand IT Now: Rompiendo con las estructuras organizacionales
0

Expand IT Now: Rompiendo con las estructuras organizacionales

Hace un par de años, viví una de las peores experiencias laborales de mi vida, trabajando en una agencia que llevaba una cuenta de las llamadas ‘Super Empresas’. Una compañía que presume no tener jerarquías por tener una zona de trabajo donde todos están juntos, sin embargo, la realidad dicta otra cosa.

Su manera de tomar decisiones está basada en la jerarquía; si a un jefe/gerente de área no le parece ‘algo’, no duda en utilizar su poder para cambiar esa situación a pesar de que ‘ese algo’, esté realizando un buen trabajo.

“En el lapso de tiempo que trabajé para ellos, manejé una cuenta en redes sociales que realmente me encantaba, era sobre una de mis cosas favoritas en el mundo y cada día, me esforcé al máximo para que la empresa cumpliera con sus objetivos.”

Seré honesto: pocas veces he tenido la oportunidad de manejar una cuenta que trate un tema que me guste, me sentía muy contento y afortunado por eso, no pasa muy seguido.

El trabajo fluía y parecía que todo iba ‘bien’, con los contratiempos de siempre; modificar copys, llevar a la acción al target con el contenido generado, etc.

Un día, la gerente de área decidió que no era buena idea que un hombre llevara esa cuenta, “que seguro sería mejor con un toque femenino, que agregue más sensibilidad a la cuenta”; terminaron quitándome de la cuenta sin más argumentos, lo acepté sin hacer mucho ruido pero en el fondo me dolió mucho, pues no era la primera vez que perdía un puesto por cuestiones de género en lugar de capacidad.

Cuando llegó la clásica revisión a finales de año, la cuenta que yo llevaba fue la única que salió en números verdes, algo que sorprendía tanto a las personas de esa empresa, que confesaron haber revisado infinidad de veces ese archivo de Excel para asegurarse que no fuera un error. Una pequeña victoria.

La agencia donde estaba, continuó la relación de trabajo con esa ‘Super Empresa’ que con tantos productos y servicios, no pasó mucho tiempo en que a mi me dieran otra cuenta. Igual que antes, todo pintaba bien, se realizó la planeación del proyecto, tiempos de entrega, tonos de las cuentas con las que se trabajaría, etc. Desgraciadamente, esto no tardó mucho en cambiar.

Un día, de la nada, me avisaron que el Gerente de marca, prefería que mi Project Manager dejara de serlo a unos cuantos días de empezar con el proyecto ¿Motivo? “Preferiría que pusiéramos a alguien más”. No podía creer que esto estuviera pasando de nuevo, sin argumentos valiosos y aunque yo no fuera el afectado, ahí tomé una decisión que cambió mi vida para siempre: renunciar.

Nunca había renunciado a un trabajo en mi vida y lo hice de una manera terrible: por correo electrónico. Mi coraje era tanto, que mandé un correo a mis jefes explicándoles que estaba en desacuerdo con la manera en que se estaban manejando las cosas y que prefería dejar de ser parte de la empresa inmediatamente; lo que había pasado iba en contra de mis valores y no podía aceptarlo.

No me siento nada orgulloso por cómo dejé ese trabajo, porque hice todo mal y de una manera u otra, afecté a mis compañeros; tuvieron que entrarle con todo a mis pendientes y ellos no tenían la culpa.

Sin embargo, fue la mejor decisión que pude haber tomado, porque me permitió crear mi propia empresa, donde vivimos una cultura de trabajo totalmente diferente, donde las decisiones se toman sin pensar en jerarquías y el poder de ellas; las decisiones se toman buscando lo mejor para los clientes y para nuestro equipo, las tomamos todos juntos, damos a conocer nuestros puntos de vista y llegamos a acuerdos que nos permitan seguir avanzando. No hay un ‘ente superior’ que tome decisiones basándose en el género del talento o caprichos gerenciales.

En Expand IT Now, nuestra empresa, nos esforzamos al máximo por romper con lo convencional y la cultura de trabajo que normalmente se vive en México. Para empezar, estamos dejando atrás las jornadas de trabajo de 10 horas o más que se viven en las agencias de marketing digital, publicidad y similares; preferimos que nuestro equipo de trabajo venga 5 horas a esforzarse al máximo, totalmente enfocados en sus pendientes en lugar de tenerlos 10 horas sentados, cuando al menos 3 de esas horas o más se pierden en distracciones.

Buscamos la máxima transparencia posible con los clientes; no queremos venderles de más, ni darles servicios que en realidad no necesitan. Todo lo contrario, si ellos crecen, nosotros también y no vamos a ponerles el pie cuando estamos buscando el mismo objetivo.

Otra vez, no les voy a mentir: es difícil dejar a un lado las clásicas estructuras laborales que se viven en México. Es complicado ser transparentes y honestos cuando muchas personas hacen todo lo contrario pero se puede, hay resultados cuando lo haces y realmente lo vives.

Somos una empresa pequeña y definitivamente no estamos buscando el título de “great place to work” pero al menos vivimos cada día con una cultura de trabajo que realmente existe y no es sólo un slogan.

Quizá algún día crezcamos tanto como esa ‘Super Empresa’ y logremos que más personas se unan a lo que estamos viviendo. Quizá, podamos demostrar que las cosas en México se pueden hacer diferente cuando la transparencia y honestidad, son valores que realmente se viven y no sólo están pegados en una pared al lado de la misión y visión de una compañía…

Compártenos tu historia:
http://profugos.net/contacto/


Siguiente Step in inequality: la campaña contra la desigualdad laboral
Anterior Howl, una película sobre Ginsberg y su Aullido

Publicado por

Te puede interesar

Sorry, no posts were found.

0 comentarios

Sin comentarios

Puedes ser la primera persona en comentar

Comentar

Cuidamos tus datos: No vamos a publicar tu e-mail, ni lo compartiremos con terceros. Los campos con asterisco son necesarios *